Con los pies en el suelo

10.07.2019
Prácticas de construcción sostenible en Lima, Perú

En los últimos decenios, el mundo ha experimentado un crecimiento urbano sin precedentes debido al aumento de la población y la migración interna, lo que ha creado asentamientos periféricos en las ciudades caracterizados por construcciones informales que en zonas sísmicas hacen peligrar la vida de las personas.

Construya es un proyecto que mitiga la vulnerabilidad de las viviendas en barrios de Lima, Perú, fomentando la construcción segura por medio de la capacitación al personal de la construccción y convirtiendo a las personas que habitan los barrios en agentes de cambio para aportar al cumplimiento de los objetivos de desarrollo del milenio (ODS): lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. 

Las ciudades continúan creciendo en todos los países de América Latina. Las personas se movilizan en busca de empleo, educación, salud; pero el incremento poblacional debe ir acompañado de planificación y gestión de espacios urbanos; y debe hacer esfuerzos por reducir considerablemente las pérdidas económicas directas provocadas por los desastres. 

1974 fue el año en que se produjo el último terremoto en Lima; algo que coloca a la ciudad en una Zona de Silencio Sísmico (ZCS) debido al déficit de liberación de energía. Pero vivir en la periferia de la capital peruana, intensifica la situación. A la calidad del suelo se le suma la pésima edificación de viviendas familiares en cerros y laderas. Esto significa, no solo enfrentar al fantasma sísmico, sino problemas de infraestructura debido a que las construcciones no tienen asesoramiento técnico y no siguen normas de construcción segura; las familias normalmente edifican verticalmente; pero hacen pocas verificaciones del estado de la estructura. 

En el distrito de Villa El Salvador viven aproximadamente 393 254 personas, es uno de los 43 distritos que conforman la provincia de Lima. Villa El Salvador está ubicada a la periferia de la ciudad de Lima y posee dos factores que la determinan como zona vulnerable: un suelo compuesto por arena eólica con agua y rellenos y viviendas que fueron autoconstruidas de manera informal sin tener en cuenta las características del entorno. 

Allí es donde vive Marcelina Atanacio que formó parte como voluntaria de un grupo de capacitadores en el área de gestión de riesgo ante sismos y que, gracias a su esfuerzo, se ganó un puesto en el área de la Gerencia de Seguridad Ciudadana del distrito de Villa el Salvador. 

Marcela dedica parte de su tiempo a recorrer los diferentes sectores del distrito para informar a las y los vecinos sobre qué hacer ante un sismo o una amenaza de tsunami. Pero además de estar a cargo de la sensibilización, forma parte del grupo de personas capacitadas por el proyecto Construya cuya finalidad es mitigar la vulnerabilidad de las viviendas por medio del fomento de una construcción segura.

“Gracias a las capacitaciones me di cuenta de que en mi casa una columna se estaba descascarando; que había algo que no estaba bien. Contacté al equipo de Construya y por medio de una verificación, identificamos que los fierros de la columna estaban corroídos. Conocer el lugar en donde vivo me hizo pensar en que un movimiento sísmico podría hacer que mi casa sufra daños si no reparamos y reforzamos las columnas que sostienen la casa”, explica Marcela. 

Las capacitaciones a sus vecinos que hace Marcela sobre gestión de riesgo se complementan perfectamente con todos los conocimientos que adquirió en Construya. Cada vez que visita a una familia o se encuentra con alguien en el barrio, le explica la importancia del reforzamiento de las columnas. “Aparte de decirle a las personas que tengan su mochila de emergencia e identifiquen la zona segura en caso de sismo, les remarco la importancia de la seguridad en la vivienda; que deben que ir chequeando grietas en las paredes”, asegura Marcela.

Las soluciones a estas problemáticas están en los mismos barrios. Construya ha capacitado también a maestros de obra y operarios calificados en construcción segura en Villa El Salvador y otros distritos de alto riesgo, un aspecto que no sólo ha sensibilizado a la población, sino que también genera empleo. 

Hugo Rufino es un maestro de obra que trabaja desde hace 20 años en construcción. Todos sus conocimientos los adquirió de manera empírica y aprendiendo de otros maestros de obra. Gracias al proyecto Construya tuvo la oportunidad de capacitarse por primera vez a sus 42 años lo que le permitió mejorar sus conocimientos teóricos en fierrería, concreto y muros

Construya por medio de Instituto CAPECO (Cámara Peruana de Construcción) capacitó a un grupo de 30 personas en el que participó Rufino quien estableció vínculos laborales con sus compañeros de grupo, lo que le permitió ampliar sus posibilidades de prestación de servicio. Ahora tiene su propia empresa y genera empleo a otros trabajadores de la construcción. 

Construya Perú - Promoción de prácticas de construcción seguras, saludables y sostenibles en zonas urbanas vulnerables

El proyecto tiene por objetivo mejorar las condiciones de vida de 20 000 peruanos que viven en la pobreza y en viviendas de origen informal en zonas urbanas vulnerables y reducir la vulnerabilidad de sus hogares frente a los desastres naturales. Construya trabaja a través de la promoción de prácticas de construcción seguras, sólidas y sostenibles, la formación de los trabajadores de la construcción y la sensibilización y el conocimiento técnico entre la población destinataria.

El proyecto pretende institucionalizar una oferta de formación permanente para el sector de la construcción informal junto con los gobiernos nacionales, regionales y locales, las instituciones de formación existentes y las empresas privadas que trabajan en este sector. 

El proyecto está financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación COSUDE y la Fundación HILTI.

Perú
Peru: Promoción de prácticas de construcción seguras, saludables y sostenibles en zonas urbanas vulnerables (Construya)
La urbanización acelerada, la falta de planificación urbana y un gran déficit habitacional hacen crecer cada vez más viviendas informales. En una ciudad como Lima, se estima que 500 mil viviendas y más 700 mil personas se encuentran en alto riesgo de vulnerabilidad sísmica y tsunamis convirtiendo al Peru en uno de los países más propensos a...