Covid-19 Repuesta

La pandemia de COVID-19 planteó enormes retos. El confinamiento global nos obligó a encontrar nuevas formas de ejecutar nuestros proyectos. Los equipos de trabajo en los países, continuaron realizando las actividades ya planeadas de los proyectos,muchas desde el confinamiento, adaptandose a la nueva situación, a menudo en condiciones difíciles, y mitigando el impacto negativo de la pandemia en la población local objetivo mediante medidas adecuadas a cada contexto.

El año 2020 estuvo marcado por la pandemia de COVID-19. Nuestro objetivo de crear empleos e incrementar ingresos fue un reto enorme. Las consecuencias económicas de la pandemia afectaron profundamente a la población de los países más pobres, porque es común que carezcan de redes y de medidas de Estado para amortiguarlas.

Sin embargo, la crisis también constituye una oportunidad para repensar nuestros principios fundamentales: ¿Estamos haciendo lo correcto? ¿Cómo podemos ayudar a la gente a superar más rápido la crisis? ¿Estamos haciendo bien las cosas? Nuestra forma de entender el desarrollo aspira a utilizar un enfoque sistémico para fortalecer la capacidad de resistir la crisis. Queremos centrarnos aún más en este objetivo en el futuro. No solamente queremos preguntamos qué es lo que están logrando nuestras intervenciones, también queremos saber qué se necesita para mitigar el impacto de futuras crisis en las personas, el medio ambiente y la economía.

Resiliencia gracias a la cooperación internacional para el desarrollo

La crisis actual ha demostrado que se ha realizado un gran trabajo de preparación durante nuestros muchos años de trayectoria de actividades en la esfera local, en los que hemos establecido estructuras, redes y asociaciones sólidas. Esto ayuda a las personas, a las empresas y a la economía en su conjunto a encontrar la manera de salir de crisis como esta de forma rápida y con el menor daño posible. Las relaciones que hemos construido resistieron los retos generados por el confinamiento global, y han permitido adaptar rápidamente las actividades de los proyectos a las nuevas condiciones.

El año pasado mantuvimos un diálogo especialmente intenso con nuestros donantes. Ellos nos han apoyado activamente para superar los retos financieros y personales que plantea la pandemia. Hemos podido incluso ejecutar intervenciones directas que permiten mitigar el sufrimiento de la población local. Para ejemplificar lo anterior, presentamos dos estudios de caso de nuestros proyectos.

Swisscontact acelera la transformación digital
Estamos en contacto permanente con nuestro personal local en los países del proyecto. Por el momento, se han suspendido los viajes de trabajo. En todos los países en los que es necesario, nuestros empleados trabajan desde casa. Nuestros equipos de proyecto reaccionaron rápidamente y, siempre que fue posible, trasladaron las actividades al espacio virtual. 
Para una economía resiliente en el Corredor Seco
Para una economía resiliente en el Corredor Seco