Género e inclusión social 

El 52% de las personas que accedieron a servicios promovidos por el proyecto fueron mujeres y el 48% son jóvenes menores de 30 años.  

En la implementación del proyecto, la igualdad de género y el empoderamiento económico de las mujeres fueron factores estratégicos para alcanzar el bienestar económico de la población.  Se trabajó bajo la certeza que cuando una mujer cuenta con los medios para cubrir por sí misma lo que necesita para vivir dignamente mejora su propio bienestar, el de su familia, comunidades y municipios; para ello es preciso abrir oportunidades en áreas clave de la vida de las mujeres potenciando y desarrollando sus capacidades.  Lo anterior se materializa en el acceso y control sobre activos productivos, ingresos, empleo, tecnología, acceso a mercados, vinculaciones financieras, autonomía en la toma de sus propias decisiones, ejercicio del liderazgo y del poder.  

La agenda de trabajo del proyecto Oportunidades Rurales contempló la intervención en diferentes áreas que en su conjunto favorecen condiciones de la población para el bienestar humano. Para que la agenda de desarrollo rural del proyecto fuese una herramienta para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, se implementó la estrategia de transversalidad de género. 

Los lineamientos estratégicos implementados para la transversalización de género en el Proyecto Oportunidades Rurales en las áreas clave de intervención fueron: