Usamos cookies para optimizar este sitio web.
Al usar este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.    Aprenda más

FOCAPIS

Fomento de la Competitividad para una Apicultura Sostenible
El Proyecto Mejora del Acceso a Mercados Globales y al Financiamiento para los Pequeños Apicultores (ATN/ME-15243-RG) mejor conocido como Fomento de la Competitividad para una Apicultura Sostenible (FOCAPIS) creó oportunidades para que los apicultores de El Salvador y Nicaragua tuvieran acceso a mercados de mayor valor a través del apoyo al proceso de certificación orgánica y al fomento de la diversificación de los productos derivados de la colmena.

El proyecto contribuyó al desarrollo del sector privado y a la reducción de la pobreza mediante la mejora de la capacidad de los involucrados en la cadena apícola (productores, cooperativas, asociaciones, proveedores de equipos y tecnologías, y empresas exportadoras) para dar cumplimiento a las exigencias del mercado internacional en términos de calidad e inocuidad, Buenas Prácticas Apícolas (BPA) y normas técnicas, lo cual se tradujo en un incremento de la productividad, acceso a mercados e incremento de los ingresos para los pequeños apicultores.

FOCAPIS fue implementado por Swisscontact y cofinanciado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), así como con el apoyo de diversos socios y actores estratégicos provenientes del sector público y privado, con una duración de tres años (enero 2016 a enero 2019). La sostenibilidad del modelo de intervención estuvo determinada por el enfoque de cadena orientado al mercado, en el sentido de la articulación entre los actores de la cadena (proveedores, productores y comercializadores) y el fomento de los espacios de concertación público-privado.

Alianzas para lograr los objetivos

La miel es un rubro de agroexportación con potencial de conexión con mercados de alto valor y que contribuye a la generación de ingresos para productores agropecuarios de pequeña y mediana escala. FOCAPIS atendió todos los eslabones de la cadena de valor, desde la producción primaria, hasta la exportación, fortaleciendo a proveedores locales de equipos y herramientas, formando a expertos, técnicos locales y apicultores de base, facilitando el financiamiento y articulando al sector público y privado a través de
espacios de diálogo para desarrollar una agenda de trabajo en común.

 

Las áreas de intervención del proyecto fueron: productividad, gestión de calidad, organización empresarial y espacios de diálogo público - privado. En ambos países la intervención tuvo cobertura nacional y contó con el apoyo de varias instituciones socias.

 

Las alianzas estratégicas promovidas fueron fundamentales para ampliar el alcance e impacto de las intervenciones desarrolladas por FOCAPIS, logrando establecer 14 convenios de cooperación en Nicaragua y 11 en El Salvador. Estas alianzas permitieron apalancar recursos por un monto cercano al 35% de la inversión total, permitiendo que un mayor número de apicultores y proveedores de equipos e indumentaria apícola tuviesen acceso a los servicios promovidos por el proyecto.

 

Los principales aliados del proyecto en Nicaragua fueron: IPSA, HEIFER Internacional, INPRHU, ANF, CNAN – PRONAMIEL, Fundación Kolping, Fe y Alegría, Financiera Fundeser y The Working World (La Base), entre otros. En el Salvador: MAG, CENTA, UJMD, ENA, MJC, Asociación Cadena de la Miel, CONAPIS, ADEL Morazán, ASITECHI, OIRSA, BFA, entre otros.

Áreas de intervención

Estudios de caso

FOCAPIS en cifras

Testimonios

Uriel Jarquín Ortega, apicultor de Nicaragua

Al acercarme a las colmenas siento ese zumbido que me recuerda la vida, la naturaleza, y la energía que te da hacer lo que más amas. Todos los días estoy entre abejas, ellas son las artífices de un emprendimiento que comenzó en 2010 con tan sólo 13 colmenas. De inmediato, me enamoré de esta actividad, y con un pequeño préstamo y la capacitación de los programas de Swisscontact me lancé a la tarea.

Hoy tengo 300 colmenas, que producen 54 barriles de miel anuales. El esfuerzo es diario pero la satisfacción es muy grande; sobre todo cuando veo que puedo ayudar a mi comunidad. Tengo ocho jóvenes empleados y espero pronto tener 500 colmenas. Todos los apicultores mejoramos cada día de la mano de la capacitación y el acompañamiento, obtenemos más miel y de buena calidad. El conocimiento nos permite seguir adelante y no fracasar. Miro hacia atrás y recuerdo como empecé; sólo ocupándome de los apiarios para la crianza de abejas y hoy hago hasta la cosecha de la miel. A la apicultura hay que ponerle corazón, si no, es mejor no meterse.

Ana Lilian Pérez, apicultora de El Salvador

Antes de comenzar a involucrarme en la apicultura, yo no sabía ni cómo era una abeja. Mis padres son artesanos de hamacas y esa cultura me la trasmitieron desde pequeña. A los nueve años empecé a tejer hamacas, pero es muy trabajoso y de poca remuneración, por eso decidí buscar otras alternativas. Ahí me topé por primera vez con las abejas. Junto a las mujeres de mi comunidad comenzamos con cinco colmenas, pero gracias a la capacitación fuimos progresando, hoy hasta las más jóvenes están dedicadas a esto.

Pienso que es importante que el conocimiento circule a favor de toda la comunidad para que todas avancemos. Así fue en nuestro caso; empezamos produciendo sólo miel, pero con apoyo de FOCAPIS, ahora la envasamos y comercializamos nosotras mismas. Empiezas a trabajar en una colmena, pero nunca sabes cuándo vas a terminar. Esta actividad te atrapa y te permite darle una mejor calidad de vida a tu familia y vecinos. Somos conscientes que, para avanzar, de cada colmena deben salir tres nuevas para así multiplicar las oportunidades y el conocimiento para todos.

Swisscontact
Swiss Foundation for Technical Cooperation
Hardturmstrasse 123
CH-8005 Zürich

Tel. +41 44 454 17 17
Fax +41 44 454 17 97
E-Mail info@STOP-SPAM.swisscontact.org