Usamos cookies para optimizar este sitio web.
Al usar este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.    Aprenda más

Reciclaje de llantas, productos verdes con valor agregado

El reciclaje de llantas en Bolivia no llega al 5%, y el mercado solo aprovecha el 50% de los productos generados. Si en Bolivia se usan tres millones de llantas por año y si cada llanta se degrada en mil años ¿a dónde van a ir a parar tantas llantas?; son pocas las empresas que reciclan y transforman en productos con valor agregado.

La mayoría de la gente no sabe cómo se hace una llanta, de dónde viene, que recursos de la naturaleza se usaron para fabricarla y, sobre todo, una vez que ya no se usa qué pasa. En el mundo se producen más de ocho millones de unidades diarias, en Bolivia se usan  casi 3 millones por año; Santa Cruz ocupa el 40%. Es un hecho que a medida que crece el parque automotor, crecerá una demanda que se multiplica cada día.

 

La carga medioambiental que conlleva la producción de una llanta incluye una fuerte presión sobre la biodiversidad.  Un neumático se hace con caucho natural y sintético. La materia prima de este último es el petróleo, mientras que el caucho natural procede del líquido lechoso (látex) de diversos árboles tropicales, sumado a esto, tiene aros de acero que se extraen de la tierra y tela de Nylon que utiliza bastante agua para su fabricación.

 

La vida útil de una llanta oscila entre los 10 a 40 mil km recorridos, dependiendo de la calidad del neumático.

 

En Bolivia, aún se desconoce el porcentaje exacto de llantas recicladas. Según un estudio sobre la gestión de residuos del sector transporte en Bolivia realizado por Swisscontact del 2018 para el proyecto Mercados para el Reciclaje, solo en el eje troncal, se calcula que un 4,3% del total generado de llantas es reciclado. En Cochabamba hay empresas que reciclan, mientras que en Santa Cruz de la Sierra, el municipio tiene una planta trituradora que convierte las llantas en desuso en caucho granulado. La maquinaria tritura dos toneladas de llantas por hora.

 

Responsabilidad de las empresas

 

Si bien debe ser responsabilidad del fabricante o distribuidor de neumáticos el contrarrestar el impacto medio ambiental que produce una llanta después de su uso, según la Ley 755 de Gestión Integral de Residuos, Responsabilidad Extendida del Productor; ninguna empresa lo hace.  Sin embargo esto podría ser una oportunidad para que las importadoras de llantas sean pioneras en la inclusión de este tipo residuo que aún no está priorizado.

 

Botas, bobinas, pisos para autos, pisos para pistas de carreras, canchas y parques, plantillas para zapatos, pintura impermeabilizante, son algunos de los productos que vuelven al mercado con un valor agregado producto del reciclaje.

 

Por fortuna existen emprendimientos que usan como materia prima los componentes de las llantas y otras que van más allá, cubriendo el ciclo completo del reciclaje, desde el recojo, la extracción de la materia prima hasta la producción de nuevos productos que vuelven transformados al mercado.

 

Negocios verdes de llantas

 

Ingoqui recoge llantas de empresas públicas y privadas y las recicla, produciendo grano y polvo de caucho, alambre y viruta de acero y fibra sintética de Nylon. Materias primas que son vendidas pero que también son usadas por la misma empresa para fabricación de trapeadores de caucho, y destapa caños, cerrando así todo el ciclo del reciclaje.

 

“Hacemos economía circular,  hace 4 años reciclamos llantas en Cochabamba, pero hace 12 estamos en el mercado fabricando nuestros productos. Solíamos comprar materia prima hasta que vimos la oportunidad pues hubo un tiempo en el que no teníamos suficiente materia prima. Tenemos maquinaría para triturar y pulverizar el caucho y extraer todo de lo que está compuesta una llanta. Vendemos la materia prima también para que otras empresas fabriquen. Reciclamos 110 toneladas al mes”, comenta Iván Quiroz gerente general de la empresa.

 

Henry Aquino es el gerente de Terracycle,  una empresa joven, también de Cochabamba con menos de un año. Ellos recogen y acopian llantas, extrayendo toda la materia prima para venderla a otras empresas que le dan un valor agregado al caucho; planean empezar a fabricar sus propios productos este año.

 

“Vimos en la problemática de las llantas que las desechan como basura, una oportunidad para reciclar y hacer un negocio. Por día reciclamos de 50 a 60 llantas, contamos con rutas de acopio, los municipios también nos dan sus llantas. Por ahora no fabricamos pero queremos producir baldosas de caucho y otros productos” comenta Aquino.

 

Rubair es otra de las empresas que fabrican productos con el polvo de caucho, suelas de zapatos, pisos para autos, guardabarros y baldosas. André Agreda es el gerente y comenta que la calidad del caucho reciclado es superior a la del caucho virgen una cualidad más para seguir reciclando “fabricamos al día 200 pares de suelas de zapatos, y 200 piezas de baldosas, 10 toneladas al mes”. Y finalmente está la empresa Prosil los únicos en Bolivia que fabrican botas con materia prima de llantas recicladas.

 

Además están empresas que aprovechan el polvo de caucho como Mamut y A3P Imperllanta Bolivia que, si bien no realizan todo el ciclo completo, desde el recojo de llantas hasta la extracción de materia prima, si compra a quienes lo hacen para sus productos. En el caso de Mamut para fabricar baldosas para parques, pisos para pistas atléticas y pisos de pavimento contiguo y A3P para producir pintura impermeabilizante.

 

 

Noticia Bolivia