Usamos cookies para optimizar este sitio web.
Al usar este sitio web, acepta nuestro uso de cookies.    Aprenda más

Fabiola Torrez: impulsó la elaboración de deliciosos alimentos caseros

La carrera de Industria de Alimentos se encarga de enseñar sobre del procesamiento de alimentos y utiliza, como materia prima, los productos de origen vegetal y/o animal. Fabiola Torrez Plata, de 37 años, nos cuenta su experiencia en el área y como su formación le ayudó a generar un emprendimiento con un encantador sabor casero.

Fabiola explica que inició su vida profesional con la carrera de Contabilidad, pero ésta no le brindó opciones laborales estables, coyuntura que la animó a incrementar sus conocimientos y explorar la carrera de Industria de Alimentos en el Instituto Tecnológico Superior Monteagudo (Chuquisaca).  

 

Los primeros pasos

La joven confiesa que el impulso más importante que tuvo para estudiar y ser emprendedora es su hijo y el lograr mayores ingresos que apoyen el desarrollo de su hogar.  Explica que ella siempre sintió que su vocación era la de elaborar productos alimenticios y que, en sus primeros pasos, vendió caramelos a gente y almacenes cercanos a su domicilio.

 

Al ingresar al Instituto descubrió, nos dice, que el campo de la Industria de Alimentos es extenso y que allí se dio cuenta que podía ampliar sus horizontes de trabajo.   Aprendió sobre la elaboración de productos lácteos, cárnicos, cereales y otros que también le permitieron realizar prácticas para vender e incursionar en nuevos nichos de mercado que incrementarían sus ingresos personales y familiares.  Destaca que la carrera tiene una excelente formación práctica, la cual le permitió tener una mayor experiencia y ganar nuevas habilidades.

 

Ella egresó del Instituto en el año 2017 y, dada su participación sobresaliente, entusiasmo y conocimientos la contrataron para ejercer como docente en los talleres prácticos que se imparten en la misma institución, lo que también le permitió sentirse más segura sobre su formación.

 

“Si al entrar a la carrera la tomas en serio y haces que sea productiva uno puede emprender, es a esto que te impulsan los profesores de la carrera”, declara contenta.  Según Torrez, los docentes enseñan todos los procesos técnicos sobre la producción de alimentos, pero también a sacar costos de producción y determinar los rendimientos favorables para un negocio. “Unos esperan que les llegue el trabajo, pero desde mi punto de vista uno debe buscarlo haciendo productos únicos, como mermeladas que contienen diversas frutas y lograr que el consumidor reconozca que tiene, en su paladar, un producto único, saludable y de calidad”, resalta.

Emprender desde su hogar

El emprendimiento de Fabiola, según nos explica, se inició en el 2018  pero recién, en esta temporada, realizó los procesos legales de registro como emprendedora, registro sanitario, mejorar los ambientes que tiene para la realización de los deliciosos productos artesanales que ofrece como las mermeladas, yogures, caramelos, bolos y licores.  Indica que logró obtener ganancias considerables y buenos clientes que le permiten avanzar en su profesión.

 

Preferencias en los consumidores

“La calidad de los productos que vendo no tienen copia”, manifiesta orgullosa Fabiola a tiempo de explicar que, también, sus conocimientos sobre contabilidad son un importante apoyo.  Subraya que sus precios permiten que gane ella, gane el intermediario y que el cliente reciba un precio justo por estas delicias.

 

Sobre las preferencias, detalla, que sus consumidores le impulsaron a incursionar en las mermeladas de frutas que son bien requeridas en la zona como la de guayaba, cucurbita, naranja, pomelo, bolos de yogur, yogures de frutilla, coco, damasco, piña y; los clientes más pequeños, buscan los caramelos saborizados de frutilla, naranja, menta y piña.  Comenta que, en este tiempo de pandemia, vendió caramelos de miel de abeja, propicios para aumentar las defensas, a la par de impulsar nuevos productos como los licores artesanales macerados y los encurtidos.

 

En tiempos de pandemia

“En esta pandemia no he desperdiciado mi tiempo y, estando encerrada en mi casa, seguí trabajando en la elaboración de mermeladas y la maceración de licores", dice Fabiola.

 

Entre los beneficios que brinda la carrera, destaca la joven, es que se puede emprender con pocos recursos económicos e incrementar el capital que uno tenga.  “Esta carrera es muy bonita, amplia y permite independizarse”, concluye.

 

Si el lector desea adquirir los productos de esta destacada emprendedora le facilitamos su número celular: 78672955

 

El Instituto mencionado en esta nota es parte del sistema público de formación, dependiente del Ministerio de Educación del Estado Plurinacional de Bolivia y, actualmente, cuenta con el apoyo del proyecto Formación técnica profesional de la Cooperación Suiza en Bolivia, ejecutado por el consorcio Swisscontact-FAUTAPO.

 

 

Historia Bolivia